Magdala África crea un vínculo
altruista y de fidelidad.

La trata es un crimen invisible.

Carecemos realmente de datos para ver la esclavitud a nivel global dado que normalmente tiene una naturaleza oculta. Solamente tenemos conocimiento puntual de que suceden estos hechos cuando es demasiado obvio o muy tarde, es decir, que las mujeres y niñas esclavas sexuales de África han sido ya traficadas, explotadas y rescatadas por la Policía de nuestro país.

Ver trata de personas en números

Es un delito regulado en muchos códigos penales europeos como de nueva generación si se compara con otros crímenes transnacionales como el tráfico de drogas o armas, y aquello que lo convierte en realmente peligroso es la perversidad de que en el inicio parece que tiene una forma legal pues implica en muchos casos la voluntariedad de la victima para cruzar fronteras, la paradoja de ser mujeres inmigrantes sin pasaportes o incluso la voluntariedad para practicar la prostitución voluntaria.
En ninguno de estos casos la mujer acepta la vejación, la tortura ni la esclavitud sexual.

En estos últimos años se ha avanzado mucho en el ámbito de la protección de la mujer en Europa, prueba de ello son todos los movimientos de concienciación ciudadana que se dan en nuestro país este 2018 si bien otras mujeres continúan estando silenciadas en África en situaciones de extrema vulnerabilidad que no ayudan a tomar las mejores decisiones.
Ellas son las inocentes del delito de trata. Siempre hay un o una traficante de mujeres que hace ver la situación como legítima y promete un futuro mejor.
En realidad las están convirtiendo en esclavas sexuales con deudas de hasta 50.000 euros.

Otras veces sin embargo, se suceden también las amenazas de muerte, el secuestro, la venta a milicias, el abuso sexual de niñas y su posterior explosión en mercados, el abandono en el desierto del Sahara o el destino de las fábricas de bebés donde las mujeres son encerradas con el único fin de ser violadas y parir bebés se supone que para el mercado ilegal de tráfico de órganos de aquellos que los pueden pagar.

Las mujeres y niñas víctimas Africanas de esclavitud sexual no tienen libertad para decidir y tampoco tienen ningún tipo de control sobre su vida, ni las herramientas, el idioma, la capacidad legal para salir del peligroso entramado de organizaciones criminales tan poderosas como los cárteles de droga. Es un delito transnacional en un mundo sin fronteras.

La trata lastima y abusa de toda la comunidad:
De ti, de mi, de todos. Afecta a tu país, afecta también a tu ciudad.
La esclavitud de la mujer aparece velada en muchos aspectos de nuestros días además de en sucintas noticias de televisión, a la manera de hacer negocios, a cómo las familias viven su intimidad, a la educación de los niños y niñas que se preguntan en las escuelas, a los objetivos de seguridad de las policías europeas, a los planes de protección de aeropuertos y fronteras, a un paseo por las Ramblas de Barcelona, a las ONGs que trabajan para identificar víctimas, a los ayuntamientos y educadores de calle, a una discoteca-club, e incluso la trata aparece velada en tu Universidad cuando algún profesor explica que ya no existe la esclavitud.
La esclavitud esta presente en tu día a día aunque hasta ahora no eras consciente de ello.


En Magdala África os invitamos a tomar consciencia también de aquello positivo que nos une a todos, a la esperanza de construir y dejar una huella positiva en la historia de la mujer de africano y prevenir la esclavitud sexual.

Te necesitamos a ti para darles voz, queremos empezar la primera fase de nuestro proyecto contigo.

 

Magdala África es un proyecto de Responsabilidad Social Corporativa que cualquier empresa, ong, start-up puede adoptar en su misión.

Nuestra misión es ayudarte a dar voz y mirar la esclavitud de forma consciente, co-responsable y coherente con los valores de tu negocio. Saber transmitirlo así a tu público y empleados creará un vínculo de responsabilidad y fidelidad con tu marca.


Hasta ahora ninguna iniciativa comunitaria y privada se ha hecho eco y comprometido con ellas
para darles voz, para dar voz a la esclavitud del siglo XXI



La esclavitud en cifras


Entre los siglos XII-XIX fueron 12 millones de esclavos víctimas del comercio transatlántico de personas, según datos del “International Center of Prevention of Crime” en los últimos 30 años del S XXI se dan 30 millones de niñas y mujeres esclavas.

Hazte eco de estos datos para dar voz a la nueva esclavitud del SXXI. Comparte esta información para ayudarnos a llegar más lejos.


Siglos XII al Siglo XIX 12.000.000 esclavos

  • Siglos XII al Siglo XIX 12.000.000 esclavos40%

Siglos XXI (ultimos 30 años)

  • Siglo XIX 30.000.000 esclavos100%

Hazte eco de estos datos para dar voz a la nueva esclavitud del SXXI.
Comparte esta información para ayudarnos a llegar más lejos.

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other